domingo, 8 de agosto de 2010

Y ya no la volví a ver más...

**Mañana, cuando me levante, esperaré encontrar una rosa, quizá roja, como el color de tus mejillas ruborizándose cuando te miro; quizá blanca, como las páginas que todavía me quedan por escribir, como nuestro futuro por pintar. Puede que sea amarilla, como el sol que se colará por la ventana al amanecer; tal vez azul, como el vestido que me quitaste anoche. Me dará igual. Quiero que me regales una rosa, que me despiertes con un beso y que suene nuestra canción, la que nos recuerda por qué seguimos juntos. Quiero que me regales una rosa que me diga "te amo"**

9 comentarios:

Srta. Nostalgia dijo...

Qué texto más dulce. Ahora mismo no puedo acompañarte en sentimiento, pues me hayo hastiada y deshumanizada, pero te envidio por poder sonreír de esa manera tan peculiar cuando una escribe estas cosas tan bonitas.

¿Cómo te va todo? Siento haber estado tanto tiempo ausente.

Un beso

sonrisascalidas dijo...

Me gusta ^^
Muchos colores, muchas palabras, muchos objetos; en el mundo, y todo te recuerda a él.

Juan Ruiz dijo...

Gracias por visitar mi blog y haber participado. Me encanta como escribes, tus reflexiones y tu forma particular de ver el mundo,.... Te seguiré, no dudo que será muy agradable. Saludos!

Ana; dijo...

Soñadora, lo hará. Estoy segura que desde su norte, que ahora también es el tuyo, imagina que te regala una rosa y ve tu tímida y preciosa sonrisa en su habitación :)

Muchos besos Jess, que la distancia parece enorme, pero tenéis algo junto... el corazón.

Nagash dijo...

Que cosa mas bonita^^ Siento no pasarme mucho por aquí, ultimamente me paseo poco por la blogosfera.
Un abrazo!

Juan A. Pérez dijo...

Y al leerte a la izquierda sobrevuelan nombres como "Marina". Sueño, realidad, suspiros entre palabras.

Una rosa al fin y al cabo.

Juan A. Pérez dijo...

Me han dejado traspuesto. Tus palabras. Con Marina has clavado mi fijación por Zafón y esos mundos grises...también con Murakami los encuentro ultimamente, te lo recomiendo fervientemente.

Tan dificil parece ser todo lo relacionado con la jaula, el carmín y la segunda persona del plural que me pierdo sin buscar. Un beso sevillano, sí, otro más ;)

Ana; dijo...

Conociéndote (y conociéndome) creo que ambas preferimos un libro a mil millones de flores. ¿Me equivoco? (:

Espero que sepas cómo enviar a los miedos al fondo del armario. Si no avísame, no es que sea una experta en los míos, pero quizás pueda hacer algo. Sabes en dónde localizarme ;)

Besito enana.
(Leo tu fotolog desde el móvil algunas noches, a veces me ayudas a calmarme... gracias)

Sofia dijo...

Te sigo! :)